Blanco indio

Si no eres un esquimal o una novia escogiendo vestido de boda, el color blanco es algo sencillo de definir.
Decir que el blanco no existe en India es una exageración, de acuerdo, pero como estoy en el país de los superlativos me permito la licencia. Aquí, lo que debería ser blanco engloba una gama de grises digna de una fotografía de Ansel Adams.


Canon 5D MarkIII 35mm.F2 1/100 F13 Iso100

Las sábanas, las toallas, los manteles, la ropa que lleva la gente por la calle, todo es más o menos gris. Las cosas de color se escapan de todo esto, pero no por que no tiendan a la grisez, sino porque uno no tiene a mano un patrón de comparación.
Las razones, por supuesto, son varias, una es que aquí este color es de los más usados y la gente suele amortizar la ropa más que la media. Otra razón es la contaminación y la cantidad de polvo que flota en el aire, pero sin duda, la razón que contribuye más a esta riqueza cromática, es el proceso que se sigue al hacer la colada.

1512-0830
Canon 5D MarkIII 35mm.F2 1/200 F4 Iso100

En la fascinante Varanasi, una de las innumerables cosas que uno ve caminando por la orilla del Ganges es la lavandería a cielo abierto. Decir que llama la atención es volver a exagerar, porque la competencia es grande. Como única infraestructura, esta industria dispone de una serie de losas rectangulares, graciosamente repartidas en la orilla del río, a modo de pequeñas mesas inclinadas, en las que un grupo de señores o señoras con el agua hasta las rodillas, golpean con violencia la prenda a tratar.

Canon 5D 35mm.F2 1/2000 F4 Iso400

La primera impresión es que más que lavar la ropa, la están sometiendo a un castigo por haberse ensuciado. Hay que mencionar que el agua del río es gris marronosa, tonalidad adquirida por el arrastre natural de sedimentos, por el aporte generoso de cloacas y por la colaboración desinteresada de millones de personas que incrementan el caudal con toda variedad de desechos. No podemos olvidar, como última pincelada de color, que las lavanderías principales están situadas estratégicamente cerca, corriente abajo, de los crematorios, lo que añade su granito de arena, bueno, más bien de ceniza, a la tintura.

1512-0779
Canon 5D MarkIII 50mm.F1.8 1/200 F4 Iso100

Una vez acabado el proceso de lavado, nada como tapizar el polvoriento suelo con la ropa mojada, o colgarla directamente en medio del camino, donde está expuesta al paso de los cientos de personas que cruzan el ghat y a los rebaños de búfalos que vienen a su baño diario.
Aquí expira mi autolicencia para la exageración, no dudo de que existan otros métodos, yo me limito a poner mi ropa en una bolsa y un día después aparece limpia y planchada a cambio de unas pocas rupias, como si de una película de cine negro se tratara, no hago preguntas. Cómo me gusta Varanasi.

2 comentarios sobre “Blanco indio

  1. Manuel Ramón Gómez Contestar

    Una bonita historia y unas fotografías que me encantan. Menudas experiencias habrás tenido Salva por estos lugares.

    Aprovecho la ocasión para preguntarte por el 35 mm, qué es el IS? Estás contento con él? A mí me gustan mucho las focales fijas también y ando con ganas de este objetivo.

    Un saludo fotográfico y espero tus nuevos post.

  2. salva Autor del artículoContestar

    Gracias Manuel por tu comentario.
    El 35 que estoy usando es el antiguo, desde hace un tiempo hago casi todas las fotos con este lente y con un 50 1.8.
    Yo también estoy pensando en comprarme el IS, me han dicho que va muy bien, sobre todo el enfoque, tanto en autofocus como en enfoque manual y me gusta su construcción, aunque lo encuentro un poco pesado. En cuanto a calidad óptica no se si hay mucho cambio, puesto que el 35 que tengo me parece buenísimo. Me pasa lo mismo con el 50. El que tengo parece de juguete pero tiene una calidad espectacular.
    Un abrazo, y felicidades por tu web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *