Cremación en Varanasi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para un hinduista ser incinerado en Varanasi significa la liberación del ciclo de las reencarnaciones. 24 horas al día, 365 días al año, aquí se suceden sin interrupción las cremaciones, se superponen, en un caos ordenado, en una ceremonia solo permitida para los hombres de la familia.

El cadaver es transportado hasta aquí por los familiares en una ruidosa procesión por las estrechas calles de la ciudad, luego es bañado en el Ganges, donde el familiar más cercano da de beber por última vez a su difunto. Una vez negociada la cantidad y el precio de la leña y sin demasiada ceremonia, el cuerpo es depositado en un pira y quemado por uno de los oficiantes, que como todos los trabajadores, pertenece a una de las castas más bajas del hinduismo. Una vez consumida la madera, la ceniza y los posibles restos son arrojados al río.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *