El desastre del Prestige

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Noviembre de 2002, el Prestige, un petrolero en su último viaje, debido a su edad y mal estado, se parte en dos por agotamiento de los materiales, y ante la mala gestión de los responsables y políticos se hunde delante de las costas de Galicia en las peores circunstancias. La marea negra es de dimensiones apocalípticas. Los medios de comunicación estatales le quitan importancia, pero la reacción popular fue ejemplar. Miles de voluntarios de todas partes del mundo acudieron, sin ser llamados, a limpiar el chapapote y poniendo en evidencia la versión oficial. Los daños fueron incalculables. Diez años después, el juicio dictaminó que no hubo culpables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *